Los desafíos de la nueva conducción de LIFUNE

71
[favorite_button]

A un mes de haber tomado las riendas de la Liga de Fútbol de Neuquén, el flamante presidente de la entidad, Néstor Mingot, reconoció que el Tribunal de Disciplina y los problemas financieros figuran entre los principales problemas.

En diálogo con Radiodeportes, Mingot contó detalles de cómo recibió la Liga y del trabajo que se está llevando adelante para “corregir lo que se hacía mal y afianzar lo que estaba bien”.

“Nos encontramos con una Liga con muchos frentes abiertos y con muchas dificultades que había que resolver de forma inmediata y otras que van a llevar un tiempo más largo”, confió.

Entre los temas que se tienen en agenda para trabajar, señaló el Tribunal de Disciplina, Estatuto, seguros, ambulancias, deudas de la entidad, juicios, credenciales, sanciones a los árbitros y la publicación de resultados de los partidos al instante.

“La parte disciplinaria era una falencia que estábamos teniendo porque en el último tramo, al no haber tribunal de penas, era lo mismo pegar una patada o dar una puñalada, total igual era una fecha la que se paraba”, reconoció el presidente de LIFUNE.

“Lo que le pedimos a la gente, más que nada, es que nos permitan trabajar, que nos den la oportunidad. En el caso de Luis (Sánchez) se le dio la oportunidad de trabajar por 17 años y nosotros llevamos recién un mes. No tenemos la fórmula mágica para cambiar todo”, afirmó.

El estado de las finanzas de la Liga fue uno de los problemas que debió ser analizado inmediatamente tras su asunción.

Sobre el panorama que encontraron Mingot reconoce que “la Tesorería se encontró en cero; no había dinero, los recursos que se han generado y la rendición que se hizo por parte de Tesorería alcanzó para pagar los gastos del mes y quedó un pequeño superávit. Nosotros recibimos la Liga sin recurso económico, y sí varias deudas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.